Saltear al contenido principal
¿Qué Es La Osteointegración?

¿Qué es la osteointegración?

Vamos a hablar acerca de la osteointegración de implantes dentales, un proceso a través del cual se lleva a cabo la unión definitiva entre el hueso y el implante, garantizando así que la nueva pieza dental se adhiera con fuerza y el paciente pueda recuperar su función normal.

Qué es la osteointegración de implantes dentales

La osteointegración es un tipo de proceso a través del cual el implante dental y el hueso natural de la mandíbula o maxilar del paciente se unen.

Básicamente se trata de la cicatrización del implante dental, es decir, el momento en el que la unión entre hueso y tornillo ha finalizado y el paciente ya puede sentir la nueva pieza dental como propia.

Cómo ocurre la osteointegración

En el momento en el que se pierde una pieza dental, el hueso que la soportaba se comienza a reabsorber por el hecho de considerar que ya no es necesario.

Cuanto más tiempo pasa, más se habrá reabsorbido dicho hueso, por lo que realizar el implante será más complicado, pudiendo en algunos casos llegar a la necesidad de realizar un injerto de hueso para que el tornillo pueda asentar y sujetarse correctamente.

Una vez que el cirujano maxilofacial ha realizado el implante, comenzará el proceso de osteointegración, el cual requerirá de un cierto tiempo durante el que se deberá maximizar la higiene, evitando así que la entrada de bacterias y la aparición de una infección pueda echar por tierra todo el proceso, teniendo entonces que retirar el implante ya colocado.

En algunos casos, es posible que el implantólogo recete antibióticos al paciente con el objetivo de aumentar la seguridad y prevenir riesgos innecesarios.

Cuánto tiempo dura el proceso

Hay que tener en cuenta que la osteointegración es un procedimiento bastante lento, ya que requiere de la recuperación y capacidad del hueso para unirse al tornillo de titanio.

De hecho, se considera que puede tardar entre tres y hasta cuatro semanas en dar comienzo la osteointegración, y tras dos meses, se comienza a observar que el hueso y el implante comienzan a establecer un contacto, aumentando la fuerza y la resistencia de la pieza.

A partir de los tres meses será cuando se observe la unión sólida, es decir, se trata del momento en el que se considera que la cicatrización u osteointegración ha llegado a su fin.

Volver arriba