Saltear al contenido principal
¿Qué Es La Hipoplasia Maxilar?

¿Qué es la Hipoplasia maxilar?

El pseudoprognatismo o hipoplasia maxilar es una malformación ósea en el maxilar superior, dando una apariencia al rostro del paciente como de mandíbula saliente. Esto crea una ilusión óptica, hace que la nariz y la mandíbula del paciente parezcan más grandes cuando en realidad son de tamaño normal.

En casi todos los casos, es un problema genético, aunque también puede ser consecuencia de un factor externo como puede ser extracciones dentales realizadas erróneamente.

Tratamiento de la hipoplasia maxilar

Los tratamientos que se recomiendan para tratar la hipoplasia maxilar es la cirugía ortognática monomaxilar y la cirugía ortognática bimaxilar. La primera es para tratar el pseudoprognatismo solamente y la segunda también, pero cuando adicionalmente el paciente presenta la problemática de una mandíbula prominente.

Ambas cirugías buscan colocar el maxilar en su sitio.

Los resultados del tratamiento de la hipoplasia maxilar serán:

  • un rostro equilibrado,
  • la nariz se verá más pequeña, aunque no se haya cambiado el tamaño,
  • y las facciones del rostro del paciente serán más suaves.

¿Cómo se realiza el tratamiento para hipoplasia maxilar?

Hipoplasia maxilar tratamiento

A continuación explicamos en qué consiste el tratamiento para hipoplasia maxilar, aunque para cada paciente algunos aspectos varían. Debe consultar con el cirujano maxilofacial, para saber cuál es el tratamiento más apropiado para su caso específico.

  • Paso 1: Se realiza un análisis facial y una valoración del estado general de la salud del paciente. Se realiza un examen clínico completo que incluye exámenes de sangre y pruebas del corazón. Se toman fotografías para ver el estado inicial del rostro y comparar con fotografías postoperatorias. Además, se da una explicación a detalle de las limitaciones, beneficios y desventajas del procedimiento al paciente.
  • Paso 2: Desarrollo del procedimiento quirúrgico. Se aplica anestesia general.
  • Paso 3: Recuperación. El paciente se queda ingresado durante dos días aproximadamente y se le suministran antibióticos y antiinflamatorios. Después de su salida del hospital, el paciente deberá asistir a varias citas de control.
Volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies