Saltear al contenido principal
¿Qué Es La Carboxiterapia?

¿Qué es la Carboxiterapia?

La carboxiterapia consiste en la aplicación de dióxido de carbono en los tejidos afectados por flaccidez, celulitis o acumulación de grasa. Debido a que el gas se emplea de forma subcutánea, este tratamiento estético es considerado mínimamente invasivo.

¿Cuáles son los beneficios de la carboxiterapia?

El dióxido de carbono activa el intercambio gaseoso en la circulación, un factor fundamental para restablecer la microcirculación. De esta forma, se aumenta el flujo sanguíneo.

Cuando la microcirculación resulta mermada, ya sea por problemas de sedentarismo, de mala alimentación o de genética, los primeros en sufrir las consecuencias son los tejidos. El resultado visible del estancamiento de este proceso tan necesario en el organismo, es la localización de las grasas, la celulitis y la flaccidez.

De modo que al reactivar la microcirculación se desencadena el intercambio de gases, responsable de la combustión de grasas.

Los resultados finales que se obtienen son la mejora en la textura y firmeza de la piel, la reducción del volumen en el área tratada y la desaparición del dolor y de la pesadez característicos de la celulitis.

Por lo tanto, desaparece la apariencia de piel de naranja y la zona luce más esbelta y remodelada.

Otros usos de la carboxiterapia

Si bien la carboxiterapia se ha hecho conocida por perfilarse como uno de los tratamientos más elegidos a la hora de combatir la celulitis y la flaccidez, también cuenta con los siguientes usos:

  • Combatir la flaccidez en el cuello
  • Redefinición de los contornos faciales
  • Atenuación de las ojeras

¿Cuántas sesiones se necesitan?

La cantidad exacta dependerá de cada paciente, pero el promedio es de veinte aplicaciones, divididas en tres veces semanales.

¿Qué sucede cuando termina cada sesión?

La persona retoma su vida habitual cuando sale de la consulta. Puede ir a trabajar, hacer ejercicio y hacer todo lo que normalmente forme parte de su día. Lo único que se recomienda es evitar la exposición solar por cuarenta y ocho horas.

Volver arriba